Burbujas gallegas

Si por algo se caracteriza el fin de año es porque aparte de las tradicionales doce uvas al son de las campanadas de nuestras ciudades, pueblos o a través de la TV, hay algo que no falta en nuestras mesas y en nuestras manos: un vino espumoso.

Sin desmerecer el tradicional cava, aquí en las tierras galaicas también tenemos nuestra aportación a los vinos espumosos.  Ya existen dos marcas en el mercado, aunque hasta ahora constituyen una rareza sin paraguas oficial. Las denominaciones de origen Rías Baixas, Valdeorras y Ribeiro, tres de las cinco existentes en Galicia, se han decidido por fin a amparar una producción que por el momento es poco más que residual. Se trata de apostar por un espumoso de gran calidad y de diversificar el producto, haciéndolo, a la vez, aún más exportable.

Dos empresas pertenecientes a la D.O.Rias Baixas ya comercializan espumoso gallego. Se trata de Lagar de Besada y de Agnusdei, ambas radicadas en Meaño. La primera sacó su primera cuvée de Burbujas de Baladiña en el año 2006.  Se trata de un vino de color amarillo dorado, con una burbuja pequeña y elegante, con notas de piel de naranja y cítricos maduros; y con mucha redondez en boca.

Otro de los espumosos que se producen con uva albariño al cien por ciento es el que se elabora en las bodegas Agnusdei, también en Meaño.Y es un vino ampliamente exportado: tres cuartas partes de suproducción, de unas 2.600 botellas,están destinadas a los mercados japonés y australiano.

Que el vino gallego tiene buen futuro, dentro y fuera de los espumosos, no solo lo aseguran los expertos gallegos. Hace dos años el experto mundial en champán Christophe Gerland vaticinó un brillante futuro a los espumosos en Galicia, durante una visita a la comunidad.

Fuente: La Opinión

Tags:

Síguenos

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

No comments yet.

Leave a Reply